“Con muy buen criterio se programó “Fachwerk” de Sofia Gubaidulina para la primera parte. Escrita para Bayan (Acordeón muy empleado en el Folklore ruso), Cuerdas y Percusión, contó con el concurso del músico vasco Iñaki Alberdi, y en verdad nos encontramos ante un solista imponente. Para una obra sin concesiones, en donde desarrolla un despliegue técnico y físico, Alberdi superó el desafío con creces, acompañado de un Filarmónica impecablemente preparada por Brönnimann. Atravesar todas las escalas, trabajar todas las sonoridades, melodías que apoyan al solista en el desarrollo de la idea musical. Sin concesiones. Y una maravillosa respuesta del público que con el correr de la interpretación pasó de las toses que denotaban incomodidad al silencio más profundo y premiar con aplausos sostenidos y algunos bravos estentóreos que saludaron la interpretación y la labor de un solista extraordinario”.
Donato Decina